¡Nos pilló la lluvia!

Sin embargo, salimos todos de procesión bajo el agua, una vez bien protegido nuestro Cristo, y estuvo PRECIOSO.